Celulas Madre Obtenidas De Medula Osea

Estas células pertenecen al grupo de las llamadas células madre mesenquimales adultas, las cuales proceden de tejidos adultos y son la principal fuente potencial de células autólogas en terapias de trasplante. La mayor ventaja del uso de este tipo celular es que pueden ser adquiridas del propio paciente y después de su expansión y cultivo, o incluso sin manipularse exvivo, pueden volver a trasplantarse sin riesgo de rechazo inmunitario. Además no hay restricciones éticas ni legales asociadas a su uso.

La médula ósea está situada en el interior de los huesos del cuerpo humano; En ella están contenidas las llamadas células madre hematopoyéticas aunque algunas células, las células madre de sangre periférica (PBSC), se encuentran en el torrente sanguíneo.

Su recolección puede realizarse fácilmente con anestesia local, haciendo una pequeña incisión en la cresta ilíaca, auqnue en nuestro centro poseemos una tecnología denominada aféresis, que nos permite recolectar gran parte de estas células madre directamente de la sangre periférica, evitando así las molestias asociadas a los métodos clásicos de recolección. La desventaja principal con respecto a las células madre de la grasa, es que son menos abundantes (unas 140.000 por mililitro de médula ósea aspirada) y tienen una menor viabilidad si las comparamos con las de grasa.

Al igual que las células madre de la grasa, estas poseen dos características principales que las convierte en un material muy interesante:

  1. La fracción celular en la que están contenidas, llamada fracción estromal vascular o SVF, tiene una gran capacidad inmunomoduladora, antiinflamatoria y de neovascularización de los diferentes tejidos donde se implanta.
  2. Las células madre mesenquimales adultas contenidas en este SVF de la grasa, tienen una gran capacidad de diferenciación, puediendo transformarse en tejido ósea, tejido cartilaginoso, tejido musculotendinoso, tejido dérmico, tejido muscular cardíaco, etc…